5 de abril de 2021

Coronavirus: salud y seguridad en las cárceles europeas

El profesor Marcelo Aebi, de la Universidad de Lausana en Suiza, que coescribió las últimas estadísticas penales anuales del Consejo de Europa, describe la situación de los 1,5 millones de presos encarcelados en Europa Nos reproducimos de acuerdo con nuestro compromiso como miembro de la Conferencia OING del Consejo de Europa de difundir el trabajo de la E.C. este es un extracto de una entrevista. Es apropiado leer esta entrevista para poner todos los matices que impone la complejidad de las situaciones geográficas, sanitarias y penales. En las próximas semanas, trataremos de proporcionar información contrastadas sobre los temas planteados.

El profesor Marcelo Aebi, de la Universidad de Lausana en Suiza, que coescribió las últimas estadísticas penales anuales del Consejo de Europa, describe la situación de los 1,5 millones de presos encarcelados en Europa, ya que las autoridades consideran la mejor manera de gestionar la salud del coronavirus de la crisis covid-19.

Transcripción

Charles Amponsah: A medida que el coronavirus, COVID-19, continúa su camino devastador en grandes partes del continente, la salud y la seguridad de los 1,5 millones de prisioneros en la Gran Europa y otros prisioneros contra su libertad es de creciente preocupación. Mientras que muchas autoridades y responsables políticos están considerando la mejor manera de hacer frente a la situación, el Consejo de Europa ha publicado sus últimas estadísticas penales. Para discutir estas dos cuestiones, estoy acompañado por el profesor Marcelo Aebi de la Universidad de Lausana en Suiza.

«Profesor Aebi, ¿cómo evalúa la situación general de la población carcelaria europea después de la publicación de las últimas estadísticas penales anuales del Consejo de Europa que usted ha coautor?»

Profesor Marcelo Aebi: Si considera que las cárceles deben ser siempre el último recurso, la situación es buena porque a medio plazo, las poblaciones carcelarias en Europa en general están disminuyendo. Desde 2012, 2013, hemos visto una disminución en el número de detenidos en toda Europa.

CA: ¿Y qué podemos decir sobre la densidad de las prisiones y el hacinamiento carcelario en Europa?

MA: Sí, la densidad de la prisión se mide teniendo en cuenta el número de plazas disponibles y el número de reclusos y esto es estimado por cada administración penitenciaria. Por lo tanto, es un indicador que a veces puede ser difícil de analizar en la práctica, pero según los datos que tenemos, todavía tenemos algo así como 15 administraciones penitenciarias que están lidiando con el hacinamiento y algunas de ellas, algunas de las cuales parecen bastante complicadas porque tienen más de 105 reclusos por cada 100 plazas disponibles.

CA: Así que básicamente la definición general de hacinamiento que usas es que si tuviéramos 100 plazas de prisión, por ejemplo, y tuvieras 105 prisioneros, eso contaría como hacinamiento, ¿no?

MA: Exactamente. La diferencia es que algunos países estiman el número de lugares disponibles por metro cuadrado, otro sobre el número de camas disponibles y algunos quieren tener sólo un recluso por celda y otros permiten dos y en algunas situaciones, tres, y en algunos países incluso tienes más.

CA: Ahora, habida cuenta de los 15 Estados miembros que ha mencionado, que sufren de hacinamiento, el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura del Consejo de Europa, el CPT, pide a los gobiernos que propongan alternativas a la privación de libertad para reducir el hacinamiento y ofrecer, y cito aquí, «la detección del COVID-19 y las rutas de acceso a la atención intensiva para los más vulnerables». ¿Qué opinas de este enfoque? MA: Sí, por supuesto, es obligatorio tomar medidas inmediatamente. El tema de la sobrepoblación -lo discutimos cada año- y vemos la evolución, que es generalmente positiva, porque en general está disminuyendo, pero en este momento, en el contexto de la pandemia COVID-19, se está volviendo extremadamente importante y tal vez esta pandemia, si no se toman medidas de inmediato, nos mostrará los verdaderos lugares donde se produce el hacinamiento. Si las palabras clave se mantienen a salvo, aislarse y usted tiene prisiones superpobladas, es imposible de alcanzar.

CA: La edad media de los reclusos en la encuesta -no la media, sino la mediana de edad- era de 35 años, pero en algunos países la proporción de reclusos mayores de 50 años era alta. Dado que covid-19 tendría un impacto negativo en las personas de la tercera edad, ¿qué tan preocupantes son estas cifras?

MA: Creo que las prisiones europeas se han enfrentado a su gran desafío desde la Segunda Guerra Mundial porque aquí tienes dos factores. Uno es el hacinamiento y el otro que mencionaste es la edad de la población carcelaria. La edad general de la población en Europa está aumentando y esto también se refleja en la población carcelaria. Usted tiene el 15% de las personas mayores de 50 años y alrededor de 2,4 mayores de 65 años. Así que si combinas hacinamiento y un número considerable de personas mayores de 50 años y mayores de 65, es un cóctel terrible que puede explotar en cualquier momento. momento.

CA: Ahora pueden o serán capaces de hacer mucho en estos tiempos inusualmente difíciles para aliviar la carga sobre las prisiones e incluso las autoridades penitenciarias?

MA: Creo que las tres palabras clave aquí probarían, liberarían y aislarían. La detección es lo que la Organización Mundial de la Salud ha dicho todo el tiempo. Tienes que probar, así que deberíamos tener suficientes pruebas para, idealmente, hacer que toda la población. Pero si estamos hablando de prisioneros, tienen que ser probados. Liberación: esto significa que aquellos que están allí por delitos menores o como la conversión de multas, deben ser liberados. Y luego aislar. Por supuesto, generalmente, la población es relativamente más joven en las prisiones porque el crimen está claramente relacionado con la edad, por lo que aquellos que son viejos y están en prisión, usted tiene que ir caso por caso. Este no es el momento de las amnistías generales porque también necesitamos proteger a la población en general. Así que liberen a los presos que están por delitos menores y a los que están allí por delitos graves que pueden estar bajo seguridad,

CA: En términos de tasas de encarcelamiento en la encuesta de 2019, todavía hay administraciones penitenciarias donde la tasa está aumentando. ¿Qué podemos decir de estas estadísticas?

MA: Si nos fijamos en el largo plazo, digamos que desde 2009-2019, diez años, sólo hay unos pocos casos. Son Eslovaquia, Serbia y Montenegro, por lo que se trata de casos especiales; países que han sufrido algunas transformaciones en el caso de Serbia y Montenegro durante este período. Así que creo que estos probablemente cambiarán muy pronto porque hay una tendencia general a la baja. Si nos fijamos en el corto plazo, que ha ocurrido desde el último informe, hay explicaciones específicas. Por ejemplo, en Turquía hubo mucho encarcelamiento como resultado del golpe de Estado. Luego también hay casos de países que han aumentado de 2018 a 2019, hay algunos países nórdicos que generalmente tienen tasas de población carcelaria muy bajas y por lo tanto estos cambios suelen ser puntuales. Así que no creo que debamos preocuparnos demasiado por los casos de los países nórdicos.

CA:   La dernière fois que nous avons parlé des statistiques de 2018, il y avait une situation où des gens allaient en prison principalement pour des infractions liées à la drogue et même pour un homicide. Est-ce toujours le cas?

MA: Oui, ils vont en prison principalement pour des infractions liées aux drogues parce que ce sont de très longues peines de prison. Chaque année, l’homicide représente moins de 0,1% des personnes condamnées dans un pays mais c’est aussi un délit pour lequel les peines sont longues et vous comptez donc les mêmes personnes année après année après année. Pour l’homicide, il est difficile de faire quelque chose mais pour les infractions liées aux drogues, il serait possible de réduire la durée des peines prononcées et donc de réduire également la population carcérale et également l’âge moyen de la population carcérale.

CA: Et qu’en est-il des femmes détenues?

MA: Les femmes ne représentent que 5% des personnes incarcérées et c’est une constante depuis de très nombreuses années. La prison est principalement masculine car elle est principalement liée à des crimes graves, par exemple, les crimes violents et les hommes sont surreprésentés dans les crimes de violence afin que nous puissions voir cette surreprésentation, une énorme surreprésentation, 95% des hommes en prison, c’est donc la violence. Ensuite, il y a la question des infractions liées aux drogues, mais cela dépend de la législation de chaque pays et là, vous pourriez éventuellement avoir plus de femmes, mais celles qui représentent vraiment le gros du trafic de drogue, là aussi vous avez une surreprésentation des hommes.

CA: Et revenons au COVID-19, et à la situation à laquelle nous sommes confrontés en ce moment – les femmes enceintes. Et ces femmes en prison?  

MA: Les femmes enceintes – c’est une question délicate. Mon opinion personnelle est que les hôtels sont fermés de nos jours et qu’ils pourraient peut-être être utilisés pour héberger ces cas spécifiques. Ce n’est pas beaucoup de monde. Nous n’avons vu que 5% des femmes en prison. Parmi elles, celles qui sont enceintes doivent représenter un très petit pourcentage. Il serait donc possible de les héberger, je pense, hors des prisons tout en assurant la sécurité au besoin.  

CA: Et enfin, est-ce que nous sommes susceptibles de voir des changements dramatiques dans les statistiques pénales de 2020 en raison de la situation COVID-19 dans laquelle nous nous trouvons actuellement?  

MA: Oui. Cela va tout changer. Nous voyons déjà beaucoup de sorties dans certains pays et, bien sûr, nous ne savons pas si la situation va s’améliorer dans les prochains mois; nous n’avons que des suppositions sur ce qui va se passer, mais je suis pratiquement sûr qu’il y aura beaucoup de sorties en raison de cette crise. Peut-être que nous ne les verrons pas tout de suite parce que nous prenons généralement comme point de référence le 31 janvier et ces sorties ont commencé en mars, mais je suis sûr que nous devrons trouver un moyen de mesurer également ce qui s’est passé après le 31 janvier.